Ubuntu Edge no logra financiarse mediante crowdfunding

ubuntu-edgeA estas alturas creo que era sabido que Canonical no lograría su objetivo de recaudar 32 millones de dólares para hacer posible Ubuntu Edge. Uno de los mejores terminales que podrías soñar actualmente y que tiene previsto su aparición en 2014. Ahora esto está en el aire. La comidilla de los cotilleos 😉

Estas cosas pasan. El crowdfunding no es la solución para todo. Últimamente he visto todo tipo de iniciativas fracasar y otras sorprendentemente superar toda expectativa. ¿Y qué? ¿Este es el fin? Ni mucho menos. En el caso de Ubuntu Edge, Canonical ha batido el record de la cantidad más alta recaudada mediante crowdfunding. Además Shuttleworth ha dejado claro que su apuesta es firme y que en este tiempo han surgido nuevas oportunidades de negocio que hacen que su compromiso con Canonical será duradero. No es cuestión de ganar dinero. Tal como ha sugerido, si quisiera que Canonical fuera rentable ya lo habría hecho.

“En la industria del automóvil, la Fórmula 1 se presenta un banco de pruebas comerciales para las tecnologías de vanguardia” “El proyecto Edge Ubuntu aspira a hacer lo mismo para el móvil Productos / Servicios Relevantes industria de la telefonía ” – CANONICAL

Entonces, ¿qué pasará ahora? Mark hará alguna declaración a través de su blog y todos nos volveremos locos. Ahora en serio este no parece el fin de un interesante proyecto. En este tiempo ya hemos visto que Canonical no está sola en la cruzada por ocupar un puesto entre los grandes (Apple, Google, Samsung), la apuesta es alta pero no podía ser de otra forma.  Es el caso de Bloomberg LP que ha invertido 80.000 dólares en 115 terminales, el de pequeñas empresas y aficionados que han apostado por  hacerse con las primeras unidades.

¿Ubuntu Edge es un Delorean o un Titanic? Yo creo que todos queremos tener un Delorean en nuestras casas y muy pocos un Titanic, ¿y tu?

 

Nota: Desde @lignux me invitarón a escribir un articulo sobre Canonical y mi visión del éxito o fracaso de UBuntu Edge. Aquí lo podéis leer.

Comparte esta entrada: