Tribler: el cliente de torrent anónimo

Tribler_logo

Es posible que muchos de vosotros conozcáis o, al menos, hayáis oído hablar alguna vez de TOR, el proyecto de comunicaciones anónimas en la red (para más información, en wikipedia viene bastante bien explicado). Pues bien, tribler es el cliente para compartir torrents siguiendo la misma estructura de la red TOR, manteniendo el anonimato tanto del usuario que descarga como del que comparte. Su objetivo, es protegerte de cualquier tipo de seguimiento por parte de los gobiernos que luchan contra la “piratería” en internet (por ejemplo, en Alemania ni se te ocurra bajarte una película por torrent) o de cualquier otro tipo. Por desgracia, al estar todavía en desarrollo no pueden garantizar que esto sea así por el momento, y nos lo avisan claramente en su página web.

tribler web

Pero como puede ser interesante, merece la pena dedicarle unas palabras para que lo conozcáis y os animéis a descargarlo. También cabe destacar que es un proyecto de software libre, de modo que es desarrollado por programadores de todo el mundo que colaboran con el proyecto.

Pero antes de pasar a hablaros del programa en sí, quizás alguno de vosotros se pregunte cómo funciona la red TOR de Trible. Pues bien, aunque viene explicado en su página web, está en inglés, así que hago un pequeño resumen para los lectores que no se lleven muy bien con el idioma. Básicamente, en una red torrent tanto el usuario que comparte como el que descarga están al descubierto, la privacidad no existe, y los pasos seguidos por los paquetes enviados entre ambos son fáciles de seguir. ¿Cómo solucionan eso? Proxies. Si colocas un único proxy fiable en el lado del usuario que descarga por ejemplo, puede encriptar la información de forma que únicamente ese usuario pueda leerla. Vale, pero ¿Qué pasa si el proxy no es fiable? He ahí la gracia. Trible utiliza (tanto en el lado del usuario que comparte, como en el lado del usuario que descarga) tres proxies que añaden capas de encriptación a los datos, de forma que el único que puede ver la información es el usuario que descarga. Así, cualquier proxy no confiable que intente espiar a los usuarios no podrá hacer gran cosa, al menos esa es la teoría.

Bien, pasando a la aplicación, aquí tenemos la pantalla principal:

tribler home

Como podéis ver, incluye un buscador para encontrar desde el mismo programa los torrent que deseemos, ya sean juegos, películas, series, etc. A la izquierda tenemos la navegación por las secciones de la aplicación y abajo a la derecha información relacionada con el equipo y la red (capacidad restante del disco duro, funcionamiento del puerto seleccionado, etc).

tribler search

En el apartado de resultados podremos encontrar los resultados de la búsqueda, valga la redundancia. Además podremos ver información como el nombre, tamaño, tipo de archivo y la salud del torrent en cuestión, así como ordenar los resultados por distintos factores o filtrarlos.

tribler channels

Y aquí llega la parte curiosa, los canales. Son redes que contienen torrents agrupados dentro de una misma temática. No sé si otros clientes incluyen algo así, yo uso normalmente el sencillo transmission, pero me ha parecido curioso.

tribler opciones

Y por último un pequeño vistazo al apartado de opciones. Nada raro, nombre de usuario y carpeta de descargas en general, parámetros de red como el cualquier otro cliente y en experimental podremos habilitar el webUI, que usa la misma API que uTorrent.

No hay mucho más que decir, os animo a descargarlo y probarlo desde su página oficial y que nos comentéis vuestras impresiones. Para instalarlo en Linux Mint 17.1 no he tenido ningún problema, sin embargo Debian le ha dado problemas con librerías al compañero Joshua, así que si alguno de vosotros también padece esos problemas y es capaz de solventarlo, le agradecería que lo compartiese para añadirlo a la noticia.

Un saludo.

Comparte esta entrada:
Avatar

Acerca de David Rodriguez

Amante de Linux, en especial de Ubuntu, por tantas razones que podría aburrir a un muerto. Adicto a los videojuegos desde tiempos inmemoriales y autodidacta en eso de programar a ratos.