Suma y sigue: La Junta de Extremadura dejará de promover software libre.

>La vicepresidenta, portavoz y consejera de Empleo, Empresa e Innovación de la Junta de Extremadura, Cristina Elena Teniente Sánchez, anunció durante las jornadas “TICs y Social Media: Claves para la Competitividad” la intención de su gobierno de dejar de promover únicamente el software libre. En ellas criticó la excesiva inversión que el anterior gobierno había realizado durante los últimos diez años en software libre, en concreto en la distribución, basada en Debian, LinEx. También dijo que la presente administración tendría en cuenta criterios técnicos y ecónomicos a la hora de realizar inversiones en software.

El desarrollo de cada nueva versión de LinEx viene costando al pueblo extremeño alrededor de 200.000 €, que dada su implantación en ayuntamientos, bibliotecas, sanidad y enseñanza me parece barato por un sistema operativo libre. En cualquier caso, a esa cantidad siempre hay que sumarle formación, mantenimiento, implantación… todas esas cosas a las que se recurre cuando se compara al FOSS con el software privativo. ¿Formar, mantener e implantar software de ¿Microsoft? sale gratis? No sé cual cuesta más, pero ya son muchos los que han elegido FOSS por criterios económicos (Portugal abraza el uso del software libre en las escuelas).

Lo curioso es que estas declaraciones llegan después de que la Junta contratase una estudio para valorar la posibilidad sustituir sus sistema de gestión de bases de datos Oracle por Microsoft SQL Server (ninguno de los dos son software libre, aunque el primero si se puede usar sobre Linux). Todo indica a que el nuevo gobierno quiere hacerse el cortijo a su medida, y el primer paso es borrar el rastro del anterior dueño, una cosa habitual de en la política española y que por desgracia acabamos pagando los ciudadanos a corto y largo plazo, y que solo favorece a familiares y amigos de quien está en el poder.

Si esto desemboca en el cese del desarrollo de LinEx, ¿La Junta seguirá utilizando software libre como Ubuntu, Debian o Mint (por decir alguna distro) como sustituta? ¿Piensa comprar licencias de Microsoft Windows y el software necesario para esos equipos? ¿Susituirá o retirará los equipos que no cumplan los requisitos mínimos del nuevo software o que no puedan pagar? Todos sabemos la respuesta. La Junta se gastará un dinero que no tiene en sustituir toda la infraestructura creada durante la anterior administración, probablemente retirando muchos de los servicios que ahora suministra.

Con toda seguridad el anterior gobierno extremeño se dedicó a tirar euros con la excusa de estar invirtiendo en software libre, pero la decisión del gobierno actual me parece un error que le va a costar otro dineral a los extremeños, y al resto de españoles. Mientras que administraciones como la portuguesa se ve obligada a abrazar por razones económicas el software libre, y otras como la francesa, alemana, rusa o belga lo van implantando en sus equipos como medida de ahorro, independencia, seguridad y eficiencia, mientras aquí en España seguimos con las mismas tonterías que nos han llevado donde estamos.

Fuentes: ElMundo.es, ABC.es, juntaaldia.es, LinEx.org

Comparte esta entrada: