Servidores VPS. ¿Qué son y para qué sirven?

Hoy quería hablaros de los diferentes tipos de servidores que podemos encontrar en nuestras soluciones de hosting. Es común encontrarnos con todo tipo de ofertas y muchas veces nos dejamos llevar por el precio pero conviene conocer mejor las posibilidades de las que disponemos. Algunas serán buenas y otras pueden ser todavía mejor para que nuestros proyectos funcionen a la perfección.

cloud-server

¿Que es un servidor compartido? ¿Qué es un VPS?

Un servidor compartido es un la solución de alojamiento más común. Básicamente hablamos de un espacio en donde alojamos nuestro proyecto y suele ofrecernos soporte a diferentes tecnologías. Suelen contar con la posibilidad de crear una o varias bases de datos y su gestión, contar con soporte para PHP o ASP, ofrecernos estadísticas y otras funciones que sin duda suelen ayudar a instalar nuestra página en WordPress en un momento. Pero tienen la contra de que incluir una serie de limitaciones. Por ejemplo los recursos del servidor se comparten entre todos los usuarios, con cuotas de espacio, transferencia y memoria que pueden ser asfixiante. A veces necesitamos más y acabamos por saltar de hosting en hosting cometiendo el mismo error, no atender a las necesidades reales de nuestro proyecto y estar mirando la peseta.

Así alguna gente se le queda corta los planes de alojamiento compartido que ofrecen algunas empresas, ya bien sea porque necesitan más espacio, porque necesitan más transferencia o porque una web consume demasiados recursos. Los VPS suelen dar mucha libertad en este aspecto, ya que suelen dar bastante más espacio y no suelen tener límites de transferencia de datos mensual.

¿Pero qué es un servidor VPS? Los servidores VPS (Servidores Privados Virtuales) son un tipo de servidor muy económico peor potente. A medio camino entre un servidor dedicado y otro compartido. Me explico, muchas veces nos encontramos que nuestro servidor requiere unos requerimientos muy altos como para encajar en ningún servicio de hosting compartido. Ya sea por la memoria, espacio o necesidades de transferencia, incluso porque necesitamos mucho más control sobre el sistema que lo que normalmente suelen ofrecer. Por otro lado tenemos los servidores dedicados, que suelen tener un elevado precio pero que proporcionan control total sobre su sistema y nuestro proyecto. Donde podemos configurar lo que necesitemos sobre una máquina física a la que podemos exprimir cada byte. Pero su precio es muy elevado.

Es por ello que existe una solución intermedia a los servidores dedicados (servidores físicos, conectados a la red) y me refiero a los VPS, que a todos los efectos tendrían las mismas características que un servidor normal salvo que no son individuales físicamente. Cada uno tendría su sistema operativo, sus recursos, su tráfico disponible… Al no ser servidores individuales, el precio de contratación es bastante más barato y se pueden encontrar ofertas a precios realmente asequibles.

¿Para qué puede usarse un VPS?

Por sus características los servidores VPS pueden ofrecer una infinidad de usos. Por ejemplo, pueden servir para alojar nuestra Web. Sobretodo si nuestro proyecto consume demasiados recursos. No es lo mismo si tenemos una sencilla web a modo blog que mantener a un sistema de reservas de una cadena de Hoteles accediendo a diferentes bases de datos a la vez, etc.

También podemos usarlos para tener nuestro propio escritorio en la nube. Cada vez más empresas se suman a esta tendencia. UN servidor VPS puede ser perfecto para una PYME sin invertir demasiado y con buenos resultados.

Del mismo modo podemos usarlo como un servidor VPN para saltarnos algún tipo de restricción, sobretodo cuando viajamos a paises como China y queremos que nuestros datos fluyan a la red sin “intermediarios”, una conexión cifrada ayuda por ejemplo a que nadie en un hotel o cibercafé se anime a echar un vistazo a lo que estás haciendo.

Otro uso es para realizar descargas P2P. Este tipo de servidores cuentan conexiones de muy alta calidad y rendimiento. Permitiendo realizar múltiples descargas simultaneas al tiempo a velocidades que hacen palidecer la conexión de nuestro hogar. Además funcionan las 24 horas. Ya no es necesario que nuestro ordenador personal esté encendido todo el día en casa. Además con la proliferación de las leyes antidescargas, los VPS son perfectos; o como es mi caso mismo ahorrarme un disgusto con mi conexión a Internet, que tienen una limitación de transferencia de tráfico mensual. Todo esto permite que podamos compartir nuestros archivos sin comprometer nuestro sistema con múltiples peticiones. También podemos crear nuestro propio proyecto y crear un traker torrent a lo piratebay.

Un servidor VPS sin duda ofrece más libertad y funciones que las opciones de hosting compartido más económicas, pero tienen la contra de requerir más conocimientos técnicos. Eso sí, el usuario tiene plena libertad y configura e instala lo que quiera a su gusto y son mucho más baratos que un servidor dedicado.

Por ejemplo, Merkaweb, la empresa de hosting que patrocina esta serie de artículos, ofrece soluciones de hosting VPS de alta disponibilidad desde 19,99 euros al mes con una más que razonable oferta de espacio y potencia para nuestro proyecto que puede ser ampliable sin más dificultad que un par de golpes de ratón. Además de no hacer prisioneros con la contratación de sus servicios con extrañas permanencias, puedes contratar según tus necesidades, por meses o con renovaciones anuales.

Y dicho esto, si sigues mirando la peseta, un servidor VPS te permite monetizar tu espacio sobrante. Son muy usados por empresas revendedoras de hosting. Con un VPS tienes un mayor grado de control en términos de configuración que te permiten ejecutar aplicaciones, tener acceso root y cambiar módulos, cosa que en otro tipo de servidores compartidos no te estaría permitido. Es más, muy posiblemente tu actual hosting se encuentra alojado dentro de un servidor VPS de un revendedor. 😉

¿Ya tienes un proyecto alojado en un servidor VPS? ¿Cual es tu experiencia? ¿Qué consejos puedes dar a otros que estén dudando en dar el paso? No olvides en dejar tu comentario.

Comparte esta entrada: