Robots para la humanidad

>

Hoy vamos a hablar de Henry Evans, un tetrapléjico mudo después de haber sufrido un derrame cerebral cuando tenía sólo 40 años de edad. Después de una terapia intensiva, Henry recuperó la capacidad de mover la cabeza y el uso de un dedo, lo que le permite cierto manejo de un ordenador. Por cierto, equipad con Ubuntu y un software de reconocimiento facial. Con esto, Henry mantiene cierto contacto con su entorno y le permite hacer una vida mas o menos normal.

Pero hay situaciones en las que una ayuda no viene nada mal. Por ejemplo cuando siente picor en su rostro no puede rascarse. Algo tan sencillo para nosotros y tan imposible para Henry tiene ahora solución.

El pasado año, Henry fue entrevistado para la televisión (EEUU) lo que facilitó que el profesor Charlie Kemp se pusiera en contacto con Henry para ser voluntario en la investigación realizada con el robot Willow Garage PR2.
Con este robot y por medio de un software que reconoce los gestos de Henry ante la pantalla le permiten manejar directamente el cuerpo del robot, incluyendo sus brazos y cabeza. También le permitió ejecutar acciones autónomas, como programar la ruta en un cuarto y hacer llegar a un lugar determinado de la casa al robot para realizar una determinada tarea.
No sé vosotros pero me encantan estos avances. Las posibilidades que se abren son muy interesantes para todo tipo de usuarios y necesidades. Estamos solo al comienzo de lo que puede llegar a ser y tenemos la suerte de poder asistir a esta evolución.



Fuente: http://www.willowgarage.com/

Comparte esta entrada: