Probamos el VANT Edge2

No son pocas las ocasiones en las que necesitamos cambiar nuestro portátil, ese que tantas alegrías nos ha dado, por uno nuevo. Y es que los años pasan y al final toca actualizarse o morir por mucho que nos resistamos. Yo mismo, no hace nada y ahora me arrepiento un poco. ¿La razón? El lanzamiento del VANT Edge2. En este blog ya había probado en su momento el MOOVE14 un ultraportátil que venía a ser una variación del MOOVE15 pero con algunos elementos que lo hacían muy interesante. Por no hablar de su precio de salida por algo menos de 600 euros pero por unos detallitos sin apenas importancia no lo hacían el portátil de mis sueños.

Pero el pasado mes VANT volvió a enviarme un portátil para analizar y cómo no podía ser de otra forma VANT toma mucho de lo aprendido en estos años y nos presenta ahora un portátil con el que poder echar nuestra imaginación a volar. Pero ojo, comparar un MOOVE con un Edge2 es como querer comparar el agua con el vino. Ambos se enfocan en cubrir la demanda de segmentos diferentes de usuarios y guardan características que los hacen destacar el uno del otro.

Volviendo a lo importante. En esta review he tenido algo más de tiempo que el habitual para probar el portátil. Creo que el suficiente como para tener una experiencia de usuario más completa que en anteriores revisiones dado que he usado el equipo a diario y eso me da una visión de usuario más amplia.

Primeras impresiones

Ese momento cuando llama el repartidor a tu puerta y ves la caja que lleva en sus brazos piensas, ¿Aquí ha habido un error? El tamaño del bulto es considerable y parece que lo que llega es un PC sobremesa, pero nada más lejos. Totalmente forrada en plástico hermético el contenido de la caja se presenta muy bien protegido contra los golpes y esconde dos sorpresas. La primera es, por supuesto, un flamante VANT Edge2 ya listo para trabajar. Esto es, con la batería cargada y con nuestra distribución GNU/Linux preinstalada solo tenemos que encender el equipo y comenzar a disfrutarlo desde el primer minuto.

Esto es algo en lo que VANT se diferencia de otros fabricantes. Normalmente cuando se recibe un equipo nuevo aún tenemos que lidiar con el clásico menú de registro y proceso de instalación, pero en su lugar VANT incluye un documento en donde se indican los identificadores de usuario y contraseña para que puedas iniciar sesión sin más esperas. Ahora bien, si lo prefieres, también puedes personalizar la instalación usando la memoria USB de 32GB de recuperación que se incluye.

En la caja también se incluyen además de la documentación técnica del equipo alguna otra sorpresa que merece ser mencionada. Como por ejemplo la unidad docking USB-C de regalo con una salida HDMi adicional y su maletín de transporte sin coste adicional. El detallito del USB-C es algo a destacar por la sencilla razón de que podemos tener hasta tres pantallas simultaneas para poder trabajar con comodidad. Quiero decir, la pantalla principal de la Edge2 más dos monitores adicionales que podemos añadir mediante la conexión HDMI de serie más la que la unidad de docking nos permite adicionalmente aprovechando toda la potencia de su puerto Thunderbolt4.

Además, con el Docking Station Minidock de 9 Puertos de Coolbox incluido con un solo dispositivo podremos añadir conectividad cableada a la red para no depender de las redes WiFi, card readers SD y microSD, conexiones usb3.0 (3x) y USB-C de datos y USB-C de carga powerdelivery. Todo ello sin necesidad de instalar software ni controladores adicionales.

Especificaciones del Docking Station Minidock

    • Puertos e Interfaces
      • Tecnología de conectividad: Alámbrico
      • Interfaz de host: USB 3.2 Gen 1 (3.1 Gen 1) Type-C
      • Cantidad de puertos tipo A USB 3.2 Gen 1 (3.1 Gen 1): 3
      • Cantidad de puertos tipo C USB 3.2 Gen 1 (3.1 Gen 1): 2
      • Suministro de potencia USB: Si
      • Número de puertos HDMI: 1
    • Conexión
      • Ethernet: Si
      • Ethernet LAN (RJ-45) cantidad de puertos: 1
    • Desempeño
      • Tarjeta de lectura integrada: Si
      • Tarjetas de memoria compatibles: MicroSD (TransFlash), SD
      • Color del producto: Gris
      • Material de la carcasa: Aluminio
    • Peso y dimensiones
      • Ancho: 38 mm
      • Profundidad: 16 mm
      • Altura: 155 mm
      • Peso: 77 g

 

En cuanto al acabado y aspecto exterior, el Edge2 cuenta con un chasis metálico de aleación de magnesio que ofrece una sensación de robustez única, además de un peso apenas superior a un kilogramo (una pluma), una pantalla WVA de 14″ FullHD (1920 x 1080) con superficie mate anti-reflejos que es capaz de ofrecer una muy buena nitidez, además de un touchpad más que generoso sin botones y un teclado retroiluminado de buena calidad y tacto. De hecho, creo que es uno de los teclados más cómodos que he usado últimamente, en comparación con mi Lenovo X270 noto la respuesta mucho más suave y menos ruidoso. Vale, un Lenovo X270 es casi un fósil viviente puesto que hablamos de un PC de cerca de 3 años de antigüedad, pero creo que hay pocos ultrabooks con teclados de calidad como los que ofrece la gama profesional de Lenovo y este VANT está a la altura. Nada de sensaciones “plasticosas”, es un teclado de verdad, para ser usado.

Vant Edge2

Vant Edge2

Detalle teclado, retroiluminado y con una cómoda disposición entre teclas.

Lateral derecho, donde podemos ver botón de encendido, ranura para lectura de tarjetas microSD, conector Jack de audio y puerto USB 3.0

Lateral izquierdo: Donde podemos ver toma de corriente, puerto HDMI, puerto USB-C y puerto USB 3.0

Comparación de tamaño entre el VANT Edge2 y un Lenovo X270

Hablemos de su hardware

Cada generación de portátiles VANT viene acompañada de importantes cambios. Quizá el más significativo viene de la mano del procesador, en este caso contamos con procesadores Intel de 11º generación, procesadores que además de plantar cara a los procesadores AMD Ryzen 4000 representan el comienzo de la era de procesadores gráficos Intel Iris Xe que sustituye a los tradicionales Intel HD Graphics e Intel Iris, soluciones basadas en la arquitectura Gen11 Graphics de Intel de la familia Ice Lake. Cada generación de procesadores Intel es un salto hacia adelante. Más potencia, prestaciones y autonomía que permiten aprovechar cada euro invertido en nuestro hardware. El procesador lo es todo. Luego va la placa de hardware que lo soporta, chipset, RAM, gráfica, etc, pero sin CPU no hay diversión.

 

Las Intel Iris Xe son su primera apuesta en un sector dominado por dos grandes empresas, aunque Intel es consciente de que lleva años de desventaja por lo que, de momento, está tomando revoluciones para ser una alternativa a la altura de otros fabricantes más poderosos como Nvidia o AMD. De hecho, que Intel no pretenda competir con los modelos más poderosos de Nvidia o AMD no implica que las Iris Xe vayan a ser unas gráficas sin interés alguno. Por ejemplo, en lo técnico podemos encontrar configuraciones con hasta 4GB de VRAM dedicadas, una potencia de procesado de imágenes de 2,11 teraflops y funcionan a 1,65Ghz.

¿A quién se dirigen las nuevas GPUs de Intel? Debemos tener en cuenta es que Intel no vende sus nuevas gráficas de manera independiente, así que la respuesta corta es que no se dirigen a ningún comprador específico.  En realidad, son componentes destinados a personas que están interesados en hacer un uso de informática liviana (ofimática, gestión del correo, navegación) e incluso visualización de video, pero sin renunciar a trabajar con aplicaciones de edición gráfica, de vídeo, de modelado 3D, de animación o de retoque fotográfico, pero sin grandes pretensiones. Así que si sencillamente eres un jugón que quiere estar a la última… lamentamos informarte de que debes buscar en otro sitio.  No es que las Intel Iris sean malas, solo que no vas a poder sacar 100 fps a toda resolución y detalle en la última novedad comprada en Stream aunque me atrevería a decir que el rendimiento ofrecido supera al chip Nvidia MX350+

Hasta aquí hemos hablado del cambio más importante en este nuevo VANT pero seguro que te estás preguntando en que se traduce este cambio al usuario. El primero, y más significativo lo notaremos enseguida, la duración de su batería y tiempo de carga. Siendo posible disfrutar de 10 horas de autonomía y soporte de carga rápida que permite obtener 4 horas de autonomía en tan solo 30 minutos de carga. Sí, 30 minutos y nuestro portátil estará listo para rodar durante horas.  Así que podemos estar trabajando por más de una jornada y si nos quedamos cortos, tras muy poco tiempo de carga podemos seguir trabajando. Esto lo hace un estupendo portátil no solo para trabajar, sino que, sumado a su ligero peso, es ideal para viajar. Y ahora que la pandemia del COVID parece estar llegando a su fin no sé vosotros, pero lo que más me apetece es viajar y quizá lo haga pronto. Ya os contaré 😉

Por cierto, antes de que me olvide de comentarlo. La batería cuenta con una garantía total de 2 años, al igual que el resto del portátil. Esto es un detalle importante. Muchos fabricantes, la mayoría, suelen establecer una diferencia entre la garantía del equipo y otros componentes como la batería. Si a los seis meses tu batería se “muere” suelen decir “Sorry about the bad lemon but…” y ese  pero suele traducirse en muchos correos electrónicos. Sin embargo, en VANT eso no va a ocurrir. Cualquier desperfecto o fallo de fabrica está incluido en su garantía.

ESPECIFICACIONES

  • Procesador
    Intel Core i5-1135G7 (4 núcleos a 2.4GHz)
    Intel Core i7-1165G7 (4 núcleos a 2.8GHz)
  • Pantalla
    14″ FullHD (1920 x 1080) con superficie mate anti-reflejos, ángulo de apertura de 180º con brillo máximo de 300cd/m2
  • Gráficos
    Intel Iris Xe con soporte HDR y compatibilidad con DirectX12 y OpenGL4.5 y soporte de hasta 2 pantallas sin accesorios
  • Memoria
    Hasta 40GB de DDR4-2666 (8GB integrados + 1 zócalo soDIMM)
  • Almacenamiento
    Unidad principal m.2 NVMe de hasta 2TB a elegir entre
    – WD Blue SN550 (hasta 2400Mbps de transferencia) o
    – Samsung 980Pro (hasta 7000Mbps de transferencia)
    Segunda unidad opcional Samsung 860EVO m.2 SATAIII de hasta 2TB
  • Puertos
    1 x Thunderbolt4 (USB-C) con compatibilidad PowerDelivery DC-in, 1 x USB3.2 Gen2 (USB-A), 1 x USB3.2 Gen1 (USB-A) y lector de tarjetas microSD
  • Teclado
    Español, retroiluminado y con teclas de bajo perfil
  • Touchpad (ClickPad)
    Táctil, con función scroll y soporte de gestos
  • Redes
    WIFI6 AX201 + Bluetooth 5.0
    Red cableada Ethernet Gigabit mediante unidad miniDock USB-C incluida
  • Salidas gráficas
    HDMI + HDMI a través de docking USB-C incluida
  • Sonido
    Altavoces estéreo, micrófono interno, conector jack combo para auriculares y micrófono
    Sonido HD 5.1 canales a través de HDMI
  • Webcam
    HD 720p (1280 x 960)
  • Seguridad
    Activa/desactiva webcam, micrófono, WIFI o Bluetooth desde BIOS
    Soporte para cierre Kensington
    TPM 2.0
    Certificación militar MIL-STD 810G
  • Batería
    Smart Ion-Litio de 73Wh, no extraíble (10 horas de autonomía)
  • Alimentador AC
    65W, 100~240VAC, 50~60Hz superslim (100 x 52 x 6 mm)
  • Chasis
    Aleación de Magnesio al 90%
  • Dimensiones
    322 x 217 x 16.5 mm
  • Peso
    1.10Kg (batería incluida y doble unidad SSD)
  • Sistema operativo
    Ubuntu, Kubuntu, Xubuntu, Ubuntu Mate, Linux Mint, KDE Neon, Debian, Fedora, Manjaro, openSuse, sin sistema o, si lo prefieres, Windows10 (Home o Pro). Si quieres otra distribución GNU/Linux, solamente tienes que indicarlo en las notas del pedido.
    Incluye pendrive de instalación del sistema operativo
  • Garantía
    2 años de garantía total (batería incluida) con recogida y entrega en domicilio
  • Otros
    Maletín de transporte y unidad docking USB-C de regalo incluidos

Banco de pruebas

Tal como comentaba este VANT estaba pensado para cumplir las demandas de un público general. Sin embargo, eso no puede ser excusa para realizar un par de pruebas básicas al sistema. La primera de ellas consistió en poner a prueba su procesador y sistema de refrigeración. Tal como se puede ver en la imagen más abajo la temperatura normal y en reposo del equipo se sitúa en unos cómodos 30 grados. Pero la cosa cambia cuando realizamos una prueba de estrés. En positivo tenemos un sistema de refrigeración modesto pero eficiente, tan pronto el sistema detectó la sobrecarga el ventilador comenzó a mover cuanto aire le era posible manteniendo la temperatura en algo más de 70 grados. Esto se traduce en que, aunque la temperatura es perfectamente compatible, no debemos descuidar este aspecto.

En cuanto al almacenamiento. Este equipo cuenta con un disco duro SSD NVMe Western Digital capaz de mover 3,4GB/s de datos sin despeinarse, una velocidad hasta 4 veces superior a la de los SSD SATA convencionales. Y, debido a esto, todavía podemos añadir una segunda unidad de disco si lo necesitamos o elegir en su lugar SSD ultrarrápidas Samsung 980 Pro para aprovechar al máximo la velocidad del bus PCIe 4.0 NVMe , ahí es nada. De hecho, con esta configuración el sistema tarda apenas 7 segundos en cargar desde el momento del inicio y las aplicaciones literalmente vuelan.

 

Por desgracia no tanto así en los juegos. He tenido un par de problemas menores para mover Alien Isolation.  GTA5 por ejemplo sí pude moverlo con cierta soltura además de Fortnite que no son juegos de lo más actuales, pero nos dan una idea de hasta dónde puede llegar este portátil poniendo toda la carne en el asador (CPU+RAM+SSD+GPU). Pero si esto te parece insuficiente hay que tener en cuenta que no es culpa del portátil, sino que en el caso de Ubuntu necearíamos usar Ubuntu 20.10 para poder sacar todo el rendimiento a la gráfica a medida que los controladores se vayan mejorando.

Valoración final

La libertad de elección es de cada usuario y VANT es algo que lleva respetando por más de 10 años. Desde sus inicios a la actualidad han pasado un buen número de equipos por su catálogo y eso les ha dado experiencia para conocer al usuario final de modo que cada euro invertido se traduce en un mejor hardware.  Este Edge2 es, sin ser un equipo apto para gaming extremo, un equipo de acabados premium y un hardware ejemplar en donde no hay sobrecostes ocultos ni cosas raras, lo que ves es lo que adquieres y que además ofrece una garantía total en todos sus componentes por dos años, incluyendo la batería.

El Edge2 es todo lo que podemos buscar en movilidad. La batería nos ofrece una muy buena autonomía. Destaca también todo lo que incluye en extras, una memoria de recuperación de 32GB, un dock USB-C que permite el uso de hasta 2 monitores externos y un maletín de transporte de regalo.  Además, cuenta con un procesador potente con memoria RAM y un disco duro capaz de mover el conjunto sin cuellos de botella. La gráfica responde a lo último en tecnología Intel. No es para jugar, pero sí podemos disfrutar de títulos de actualidad.  Yo no me quejo, menos si todo esto representa apenas 1 kilogramo de peso… ¡No pesa nada!

¿Qué podría mejorarse? Pocas cosas. Estaría muy bien poder contar con un modem 4G integrado o un lector de huellas, pero esas opciones son más para un mercado empresarial. ¿O no?😉

Ya por último, en resumen. Pequeño, potente, portátil, versátil, de buena calidad y un hardware pensado para ofrecer lo mejor de sí mismo. Corazón Intel de 11ª generación y una más que generosa duración de su batería. ¿Es bueno? Sí. ¿Vale para jugar? Depende. ¿Es el compañero de viaje que estábamos esperando? Sí. ¿Tenía que ser VANT? Tiene que ser. 😉

Más información: https://www.vantpc.es/edge2

Comparte esta entrada: