Polonia es pionera en el primer programa nacional Open Source de libros de texto

Termina el curso y es momento de echar cuentas. ¿Cuánto nos hemos gastado en material escolar este año? ¿Cuánto tocará el próximo año? ¿Por qué los libros de texto valen tan caros y deben cambiarse cada año? ¿Varía tanto el contenido? Son algunas de las preguntas que nos hacemos y que no tienen fácil respuesta. Algunos centros educativos y asociaciones de padres promueven el compartir o el préstamo de libros de texto, el generar sus propios apuntes, etc pero no deja de ser anecdótico.

Tenemos que ir un poco más lejos para ver como otros países se lo toman en serio. Es el caso de Polonia que es pionera en el primer programa nacional Open Source de libros de texto. “¿Libros de texto open souce?  ¡Comunista!” – diría el abuelo cebolleta, pero no, nada que ver.

El acceso a los materiales educativos varía constantemente en todo el mundo. Muchos de los países con ingresos bajos y medios no tienen acceso a libros de texto y los que existen en ocasiones son anticuados. Sin embargo dos iniciativas en Polonia reciben libros de texto gratuitos y abiertos en las aulas. Estos libros de texto disponibles en línea y que pueden ser fácilmente adaptados, traducidos y mejorados por los profesores y estudiantes. Con esta iniciativa, que a mi criterio democratiza el acceso a una educación de calidad, Polonia es el primer país del mundo que apoya un programa nacional abierto de libros de texto.

Y ahora aprovecho para hablar de mi “libro”. Hasta hace poco era alumno de la UNED (Universidad Nacional de Eduación a Distancia) y sabéis qué… supuestamente no se puede “estudiar de apuntes” y hay que comprar sí o sí los libros de cada asignatura para poder hacer las prácticas entregables que vienen incluidos y cómo se venden a precio de cuerno de unicornio que sumado al precio de las matrículas (y como suspendas y te toque volver a matricularte…) hace la cosa un poco difícil. Y no te quejes, que si te quejas mucho o compartes tu libro con otros alumnos igual te abren expediente y te quedas sin poder cursar ese año. Huelga decir que ya no estudio en la UNED así que me da igual, solo es mi ejemplo particular y aprovecho la noticia como mi momento de pataleta protesta. Además lanzo la siguiente pregunta. ¿Para cuando una iniciativa así en nuestro país apoyada por instituciones públicas?

Comparte esta entrada: