Nintendo Mini hackeada. Ya es posible instalar la distribución GNU/Linux que queramos.

nes-1

¿Qué ocurre cuando escondes un estupendo hardware en tu producto pero no dejas a los usuarios disfrutar de todo su potencial? Que los hackers acuden como moscas a la miel para liberarlo para el disfrute de todos. Es el caso de lo último de Nintendo.

La NES Mini era el esperado regreso de una de las videoconsolas más legendarias de la historia y anunciada a bombo y platillo por Nintendo prometía llevarnos a los mejores momentos de nuestra niñez disfrutando de los títulos más destacados de la década de los 80.

Al poco de conocerse la noticia comenzaron a filtrarse sus detalles técnicos. La NES Mini cuenta con un procesador de 4 núcleos ARM Cortex-A7 capaz de correr a 1.2 GHz,una GPU con doble núcleo Mali-400, 256 MB de memoria RAM y 512 de memoria de almacenamiento flash y para mover todo el sistema una versión de Linux adaptada. En realidad no hay ningún componente diseñado exclusivamente por Nintendo.

Si comparamos los detalles técnicos hablamos de un hardware capaz de superar en rendimiento a la Wii de hace unos 10 años o la Nintendo 3DS y reproducir vídeo en 1080. ¿Por qué limitarnos a emular títulos de hace 35 años cuando podemos hacer mucho más?

Pues Nintendo no debió ver la idea con buenos ojos y limitó su hardware para que no pudiéramos instalar nuevos juegos, emuladores, etc, dado que no cuenta con ningún puerto de expansión, USB o microSD. Una pena, ¿verdad?

nes-classic-linux-1

Pues podemos alegrarnos. Un hacker japonés llamado urandom ha logrado hackear la consola usando un cable de serie a USB. Mediante un boot loader fue capaz de comunicarse con el hardware y compilar un nuevo kernel para una versión personalizada de Ubuntu y funciona. 🙂

Eso sí,la NES Mini cuenta con unidades tan limitadas que modificarlas es para pensarlo dos veces si no sabemos lo que hacemos pero ahora ya sabemos que podemos hacer algo más con la consola cuando nos terminemos los juegos preinstalados.

La mala noticia del asunto es que todas las instrucciones para lograr liberar nuestra NES Mini están en japonés. Supongo que no tardarán en traducir el proceso a otros idiomas.  Habría estado genial que Nintendo puesto las cosas más fáciles. ¿verdad?

 

Comparte esta entrada:
  • pillabichos

    Y para eso no es más fácil, y barato, comprarse una raspberry, imprimirle la carcasa que te dé la gana y ponele lo que quieras.

    Si hasta lo puedes hacer legal, hay miles de juegos de libre descarga para NES, más de 30 son mejores que esos que traen.

    • Miguel Parada

      Sí, es mucho más fácil sin duda. Pero la gracia del asunto es hacerle zasca a Nintendo que de un producto maravilloso ha querido hacer en su lugar algo absurdamente cerrado. Con este tipo de iniciativas se da la posibilidad de que usuarios que han caído en la trampa tengan la opción, si disponen de tiempo y conocimientos, de liberar su Nintendo.