La industria del cine usa Linux

>Hoy es el último día del puente de la Constitución. Por cierto, nuestra Constitución (Española) ha cumplido 32 años. No son muchos, es muy buena chica, de la más moderna de la zona, pero pocos la respetan. Espero que pueda imponerse en el futuro, vale la pena leerla. [NOTA: Para evitar polémicas… quiero referirme a los que la pisotean impunemente por los derechos que en ella se recogen y que espero eso cambie en un futuro].

Bien, como día festivo casi todo estaba cerrado. Alguna tienda, cafetería de barrio y los pocos cines que sobreviven a los distribuidores. Mi opinión es que el mayor enemigo de las salas no es la piratería, sino las propias distribuidoras, pero de eso no queremos hablar.

El caso es que me dio por el antojo del cine y no me preguntéis como acabé por ver Megamind. Palomitas en mano y rodeado de padres y sus niños me dispuse a ver la película. Normalita, simpática… del estilo que nos tiene acostumbrados DreamWorks. A ver, antes de que me corten la cabeza. Está claro que no es una película seria, cumple su cometido de entretener. Además el enfoque es divertido, dando una nueva vuelta al trillado mundo de los superhéroes.

El caso es que si alguien piensa que todo se hace a base de Premiere, After Effects, Final Cut o Vegas, están un poco equivocados.

Los grandes estudios se rascan el bolsillo buscando las mejores soluciones. Y no solo por la crisis, es por una cuestión de usabilidad. Para estas producciones se necesitan grandes cantidades de servidores de cálculo para renderizar cada escena, cada fotograma. Si se usaran las soluciones antes citadas no se acabaría nunca el trabajo.

Por eso la mayoría de estudios como Disney, Pixar, DreamWorks o Industrial Light and Magic tiran de soluciones basadas en Software Libre para esas tareas. Linux tiene una gran presencia. Recuerdo un artículo de Slashdot que comentaba que en 2005, por ejemplo, Dreamworks contaba con más de 1500 estaciones y cerca de 3600 servidores.

Y eso era en 2005. Ahora a finales de este año 2010 las cifras son mucho mayores. Por no hablar de que ahora es posible realizar complejas producciones con equipos que de otro modo no podrían ser usadas para este fin. Hace unos meses hablábamos de Sintel, la película realizada íntegramente con Blender como aplicación principal, y no es el único ejemplo.

Avatar creo que todavía es película de referencia hasta que llegue Tron a romper los moldes, empleó tecnología basada en Software Libre que fue usada por los propios estudios en el desarrollo de herramientas propias, ¿recordamos los cuatro fundamentos en los que se basa el Software Libre? Vale, los estudios llegan hasta el tercer fundamento. Pero algo es algo.

Esto me hace pensar en cuál será el futuro del cine en los próximos años. Podremos ver algún día a Tux cargando con toda la responsabilidad de una superproducción. ¿Quién sabe? Mi opinión es que por un lado la industria busca en pequeñas producciones su actual mina de oro.

Películas con presupuestos modestos pero cargados de buenos guiones, actores con buenos registros y modesto caché serán la tónica que marcará el futuro inmediato de nuestras carteleras. En ese panorama, el uso de aplicaciones basadas en Software Libre tiene que ser el camino a seguir. Al menos es mi opinión.

Comparte esta entrada: