KeyLoggers, qué son, qué alternativas existen y para qué sirven

keyloggers

Últimamente se habla mucho de la seguridad informática en los medios a razón de los últimos ataques informáticos sufridos a escala global a grandes empresas. Estos ataques en su mayoría se logran aprovechando fallos de seguridad tan simples que “hasta un mono tonto podría verlos” pero que están ahí por años e incluso décadas. Otros ataques logran su éxito mediante ingeniería social, dicho de otro modo, el arte de convencer a alguien para que haga lo que quieres o el arte de su estudio para predecir su comportamiento a la hora de tomar una decisión importante.

En seguridad informática hay una serie de herramientas destinadas a registrar nuestros movimientos. Una de ellas son los Keyloggers. Programas que registra y graba cada tecla que pulsamos en nuestro teclado y aunque pueda parecer una herramienta de broma para los tiempos que corren destinada a sacar la contraseña de nuestros amigos todavía sigue siendo muy usada.

Los Keyloggers siguen manteniendo buena salud y podemos encontrar buenas opciones en los sistemas operativos más populares.

En Linux, Lkl (Linux KeyLogger) es el más sencillo y lo que hace es capturar todo lo que pasa a través del puerto físico del teclado (0x60) y es capaz de soportar mapas de teclado en Italiano, Inglés, Francés, Dvorak, etc.

Su instalación es muy sencilla aunque requiere algunos conocimientos avanzados para su uso. Quizá no sea el más recomendado para aquellas personas que busquen algo que sea instalar y usar pero para Linux es quizá uno de los programas más versátiles disponibles.

Para sistemas privativos el Elite-Keylogger, un Keylogger para mac , destaca por méritos propios al ser muy fácil de usar e instalar. Es capaz, además de capturar las pulsaciones de nuestro teclado, capturar las contraseñas de nuestras redes sociales, monitorizar las páginas web que visitamos y hacer capturas de pantalla de nuestro escritorio, etc a través de un filtrado inteligente que detecta el tipo de actividad que realizamos y generar posteriormente un informe con toda la actividad.

El registrador de teclas, una vez instalado, permanece completamente oculto en nuestro sistema y solo podemos ejecutarlo al escribir una palabra secreta y contraseña.

Por supuesto Elite-Keylogger cuenta con una licencia de pago pero cuenta con otra gratuita con funciones limitadas para que podamos probarlo. Si usas Windows tampoco tendrás problemas ya que existe una versión para este sistema.

 

Como ves existen opciones para todos los gustos. Ahora bien, ¿es legal su uso? Aquí entramos en el tema complicado. Cada país tiene sus propias leyes y es difícil dar una respuesta definitiva. En el caso de España la respuesta es que el secreto de nuestras comunicaciones está garantizado por ley salvo orden judicial, lo que viene a decir que si necesitas usar un Keylogger solo podrías hacerlo para interceptar tus propias comunicaciones y nada más o en caso contrario debes tener una muy buena razón para hacerlo y no vale decir que querías saber su tu pareja te es fiel. No cuela.

En en realidad no estamos libres de keyloggers,

¿Entonces por qué existen estas herramientas? Grandes empresas pueden necesitar su uso cuando sospechan de casos de espionaje industrial o uso ilegítimo de sus recursos, acceso no autorizado, etc, necesitan pruebas para poder justificar un despido que de otro modo puede ser muy costoso y es aquí donde los keyloggers han encontrado un importante nicho de mercado. También se utilizan para testing, conocer exactamente qué sucedía cuando un programa falló, etc. Otros, por ejemplo Windows 10 o Facebook, utilizan técnicas de keylogging para poder mejorar sus productos.

Comparte esta entrada: